martes, 28 de septiembre de 2010

La Instauración de las Audiencias y el Virreinato.

Concepto clave: Peninsular: Dícese de los españoles nacidos en la península ibérica.

Primera Audiencia

Si bien, la Primera Audiencia o Real Audiencia, fue una istitución de origen medieval que se fundó en Castilla en el siglo XIV. Sin embargo, fue en 1528 cuando ésta se estableció en la Nueva España, la cual se encontraba constituida por un presidente, el virrey y los oidores o jueces (éstos últimos encargados de la protección de los gobernados así como los intereses de la Corona Española); y su función era administrar la máxima órden de justicia.

Ésta Primera Audiencia o Real Audiencia se caracterizó por la ambición de sus autoridades así como su crueladad y el abuso de los indígenas para beneficio de los españoles. Omitiendo los derechos y necesidades de los indígenas.

De hecho, fue ésta Audiencia la instauradora de la Inquisición y el Santo Oficio en la Nueva España.

                                                                   Fig. 1: Inquisición

Nueva Galicia

Algunos años después de que Cortés lograra someter a México-Tenochtitlán, Nuño de Guzmán emprendió una serie de campañas militares hacia el Occidente, en lo que sería denominado como Nueva Galicia (Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes, Nayarit y parte de Sinaloa).

                                                                               Fig 2: Nueva Galicia

Segunda Audiencia

La Segunda Audiencia gobernó desde enero de 1531 hasta abril de 1535.
A diferencia de la Primera Audiencia, ésta Segunda Audiencia realizó la gran de revisar la precaria situación de los indígenas, liberó a todos aquellos que habían sido esclavizados y redujo los montos de tributo que se habían impuesto a las comunidades. Además que, se instauró el sistema municipal (formación de ayuntamientos) en los pueblos de indios para contrarrestar el poder de los caciques que, en ocasiones, pactaban con los españoles en perjuicio de su propia gente.
La audiencia acordó también la fundación de una ciudad para los colonos españoles que no vivirían sólo de la tributación indígena, puesto que debían ser agricultores que introdujeran nuevos cultivos y técnicas, y asrtesanos que trajeran oficios nuevos para dicha tierra: así surgió Puebla de los Ángeles, es decir; Puebla.


Econmienda

La encomienda se denomina como la fórmula empleada por los españoles para apropiarse del trabajo y riqueza de los pobladores indígenas. Aunque la encomineda no incluía la propiedad de la tierra, ni el encomendado tenía autoridad de juzgar a los indígenas.
Ésta institución tenía un origen feudal y servía más para premiar y atribuir a los capitanes y soldados después del combate, y para pacificar la tierra y repartir el poder.

A pesar de todo, a la Corona Española no resultaba muy de su agrado la encomienda, puesto que el reparto de territorio y, principalmente, el hecho de que los encomenderos heredaran a sus hijos las encomiendas indefinidamente, menguaba y quebrantaba el poder real. Por ello, las autoridades se vieron constantemente intentando frenar la encomienda y, una de las medidas que se empleó fue evitar que se heredara más allá de la tercera generación.


                                                             Fig. 3: Encomienda

Mercedes y repartimiento

La fórmula predominante y característica de la economía colonial, después de las primeras décadas, fue la combinación de las mercedes y el repartimiento. La Corona Española "hacía merced", es decir, obsequiaba, tierras a los españoles que poblaban el territorio conquistado. Los españoles podían dedicar ésas tierras a la agricultura o a la ganadería; y también se otorgaban mercedes en las áreas de explotación minera. En todos éstos casos, los españoles podían emplear a los trabajadores indígenas que les eran repartidos.

Finalmente, cabe mencionar que lo más común era que una merced no excediera más de una caballería la cuál equivale a 50 km2.

Cabe mencionar también que las alianzas matrimoniales permitieran que algunos agricultores y rancheros hicieran crecer sus patrimonios, dando como resultado el despojo territorial de los indígenas.


Fig. 4: Mercedes y Repartimiento

Virreinato

El primer virrey de la Nueva España fue Antonio de Mendoza.

La función del virreinato radicaba en acatar las órdenes directas del rey de España en sus colonias, así como atender los asuntos administratiivos, militares y de justicia en la Nueva España.


Fig. 5: Antonio de Mendoza, Primer Virrey de la Nueva España.

Publicado por: María José T. Herrea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.